Aprender a estar solo

Nos sorprendería conocer la cantidad de personas que temen estar solas. Tememos estar sin pareja, amigos o familia. Incluso tememos aventurarnos a viajar solos  a lugares extraños o apartados. En general el miedo a la soledad es natural, todo lo hemos sentido en lo más profundo de nosotros, aunque luchamos de manera desesperada para evitar este miedo y aprender a estar solos.

Socializar para aprender a estar solos

Para evitar estar solos empleamos el tiempo en socializar de manera interminable en redes sociales o nos ayudamos de el email o el whatsapp. Es tal el miedo a la soledad que en ocasiones podemos terminar con una persona que no es realmente buena para nosotros, sólo por evitar ese miedo y tener  a alguien a quien aferrarnos y en quien confiar.

aprender a estar solo

Debemos intentar romper esas relaciones que mantenemos sólo por el miedo a estar en soledad y aprender a estar solos puede ser una gran terapia, aunque en ocasiones es duro. Cuando extrañas a alguien, incluso en las relaciones más sanas, podemos perder de vista ciertas partes de nosotros mismos y lo que nos hace sentir satisfechos.

La parte más difícil de una ruptura o de una ruptura con un amigo es no tener a esa persona con quien recordar momentos vividos del pasado. Pero sólo porque la relación se haya terminado o esté en crisis, no significa que los recuerdos hayan desaparecido, o que hayas perdido alguna esencia de ti mismo.

La soledad puede inmovilizarnos por un tiempo, pero trabajando interiormente e identificando el problema puedes llegar a sentirte mejor y con más energía. Intentar crear un pequeño santuario espiritual ocupará tu mente y tu cuerpo, será un tu personal oasis que te aliviará y reconfortará, lo cual es esencial para ser feliz en soledad o incluso rodeado de más personas, aunque sea de manera ocasional.

Personalizar tu espacio de vida como redecorar tu apartamento, cambiar los muebles de sitio de tu casa o recuperar viejos placeres como ver cine o leer esa serie de novelas que tanto te gustan es también un acto de amor propio en sí mismo, ya que estás creando un espacio que es propicio para el crecimiento personal y te beneficiará al hacerte sentir mejor en el proceso de aprender a estar solo.

¿De cuánta utilidad te ha parecido este contenido?

¡Haz clic en una estrella para puntuar!

Ya que has encontrado útil este contenido...

¡Sígueme en los medios sociales!