Aprender a escuchar

En la realidad actual, donde la tecnología, internet y las tecnologías son más importantes y están más presentes en el mundo que nunca, parece que dedicamos mucho menos tiempo a escucharnos unos a otros.

El sano y valioso ejercicio de escuchar se ha convertido en un cada vez más ausente elemento en nuestras vidas. Porque el escuchar necesita de otro valioso regalo, el tiempo, ese tiempo que no tenemos o que no sabemos encontrar y que nos ayuda a construir relaciones personales ricas, amistades, resolver problemas, mejorar la precisión de nuestras ideas y asegurar una comprensión más elaborada.

aprender a escuchar

En el ambiente laboral, la escucha con carácter efectivo significa cometer menos errores y menos pérdida de tiempo. En nuestro hogar, el emplear tiempo en aprender a escuchar, hace desarrollar niños más ingeniosos y autosuficientes que puede llegar a alcanzar la independencia de resolver sus propios errores.

Beneficios de aprender a escuchar.

Escuchar construye carreras y amistades y en muchas ocasiones nos hace ahorrar dinero y salva relaciones y matrimonios.

En la mayoría de las culturas de occidente, el contacto visual se considera un ingrediente básico para una comunicación efectiva. Cuando hablamos, nos miramos a los ojos.

Eso no quiere decir que no puedas mantener una conversación desde el otro lado de la habitación, o desde una distancia más alejada, pero si la conversación sigue durante un periodo de tiempo más largo, tú (o la otra persona) se levantará y se moverá para mirar y escucharte. El deseo de una mejor comunicación nos une y nos obliga de esa manera a aprender a escuchar.

Un gran consejo para aprender a escuchar es intentar escuchar sin juzgar a la otra persona o criticar mentalmente las cosas que te dice. Tan pronto como te permitas un realizar un juicio rápido sobre lo que escuchas, has comprometido tu capacidad positiva como oyente.

Intenta escuchar sin sacar conclusiones rápidas.

Recuerda que el orador está usando el lenguaje para representar los pensamientos y sentimientos dentro de su cerebro. Tú no sabes cuáles son esos pensamientos y sentimientos y la única manera de averiguarlo es escuchando con paciencia y manteniendo la mente abierta.

Cuando estás cara a cara con una persona, puedes detectar el entusiasmo o la irritación, entre otras cosas, de manera muy rápida, sólo con la expresión de su rostro o la forma de mover sus ojos o hacer ligeros movimientos. Todo esto son pistas que no puedes ignorar. Recuerda, aprender a escuchar también implica reconocer que las palabras no siempre producen todo el mensaje que se intenta transmitir.

¿De cuánta utilidad te ha parecido este contenido?

¡Haz clic en una estrella para puntuar!

Ya que has encontrado útil este contenido...

¡Sígueme en los medios sociales!